Jesús Resucitado y Virgen del Encuentro en la Plaza Mayor de Zamora en la mañana del Domingo de Resurrección.

El Domingo de Resurrección tiene un sabor agridulce en Zamora. Por un lado, el recorrido de la Cofradía de la Santísima Resurrección alcanza una súbita expresión de alegría en la Plaza Mayor, donde se encuentran la imagen de Jesús Resucitado y la imagen de la Virgen del Encuentro y se lanzan salvas de escopeta para, tras la Reverencia, continuar ambas imágenes juntas hasta la iglesia de Santa María de la Horta, de donde ambas imágenes parten siguiendo recorridos diferentes.

De alguna manera es esta procesión la que da paso a la temporada de romerías que se celebran en toda la provincia. Tras el desfile procesional lo habitual es disfrutar del tradicional “dos y pingada”, el almuerzo típico de la mañana del Domingo de Resurrección que consiste en dos huevos fritos y dos o tres lonchas de jamón serrano poco curado pasadas por la sartén.

Por otro lado, también es un día triste y de despedida, ya que, finalizada la semana más importante del año para los zamoranos, todos aquellos que han vuelto a casa por Semana Santa deben retornar a sus lugares de trabajo.

Comienza aquí la cuenta atrás para la Semana Santa de 2019. ¡Gracias a todos!